viernes, 29 de junio de 2012

Clásica Belleza: Transfomación de Vivienda en Hogar con Luz y Amplitud Visual

Pin It Ahora!

El estudio de Javier Sol ha transfomado esta vivienda en un hogar en el que priman la luz, la amplitud visual y los espacios bien conectados. El interiorismo refleja un sutil equilibrio entre lo clásico y lo contemporáneo. CÁLIDO SALÓN. Los textiles en tonos claros y los suelos de madera potencian la calidez del salón. Sofá tapizado con chenilla Velvet II, de Gancedo. Tras él, consola de piedra de Bateig diseñada por Arquitectura de Interiores Javier Sol, como las mesas de centro y la alfombra. El cuadro es obra del mismo interiorista; marco de Anselmo Zapata. DETALLES. Cojines confeccionados con telas Velvet II y Jazz, de Gancedo. Las mesas de centro son cuatro piezas de madera de mongoy, dos en acabado natural y dos patinadas en plata lavada. Piña de cerámica antigua sobre estructura de hierro del estudio del interiorista.
NUEVOS AMBIENTES: MUEBLE PARA EL TELEVISOR.
La creatividad y la elegancia se dan la mano en este diseño que esconde el televisor.
Es obra de Arquitectura de Interiores Javier Sol y se ha realizado en hierro con una pátina en tonos grises. El cuadro es de Javier Sol. Bolas antiguas de raíz y suelo de madera de jatoba.
COLECCIONISMO. Los complementos antiguos, en bronce o porcelana, siempre enriquecen la decoración. En la mesa de centro, plato perteneciente a una vajilla antigua. Marcos antiguos con pátina de oro y candelabros adquiridos en anticuarios portugueses y españoles. Colección de jarrones de porcelana antigua de Viena.
Peanas de granito negro adquiridas en Arquitectura de Interiores Javier Sol.
SALÓN CONTIGUO. Las piezas de anticuario crean atmósferas sofisticadas e íntimas. Lámparas, alfombra en lana y seda, sofá y sillones diseñados por Arquitectura de Interiores Javier Sol. Las últimas piezas se han tapizado con textiles de Gancedo. Mesa de centro de herencia. Cuadro, reloj y mesa-costurero antiguos. Suelo de tarima de jatoba.
Amante de las antigüedades e interesada en el interiorismo, la pareja que compró esta casa unifamiliar de nueva construcción quiso reflejar en ella sus gustos y adaptarla a sus necesidades. Deseaban disponer de una zona de día separada de la de descanso, potenciar la luminosidad, contar con un distribuidor que organizara los dormitorios y un salón de dos ambientes. Para ello recurrieron al estudio Arquitectura de Interiores Javier Sol, conocido de la familia, que proyectó una redistribución antes de que la constructora realizara la obra y aportó ideas innovadoras. La primera, ampliar la zona del recibidor y eliminar algunas puertas. Así el espacio “respira” mejor, se gana luz y se consigue una perspectiva más generosa del salón. Este último es una estancia que destaca por su interesante planteamiento: dos áreas organizadas en paralelo y perfectamente delimitadas. Una dispone de un sofá en l' y es donde se ha ubicado el televisor; la otra se viste con un sofá de color crudo y dos butacas estampadas.
La segunda contribución fue independizar el comedor del salón y la cocina.
La tercera aportación fue organizar el dormitorio principal en suite. A esta habitación se accede a través del vestidor, separado del área de lectura por una puerta corredera. Por último, para favorecer el confort y la luminosidad, se instaló en toda la casa calefacción radiante y persianas automatizadas con lamas orientables.
En cuanto a la decoración, el trabajo de Arquitectura de Interiores Javier Sol es exquisito. Ante todo se buscó el equilibrio entre lo clásico y lo contemporáneo, tendencia que caracteriza los diferentes ambientes. Se eligieron textiles en tonos claros y se pintaron las paredes en colores neutros favoreciendo el empleo de materiales estructurales en to-nalidades oscuras, como la tarima de madera de jatoba que cubre el suelo.
El mobiliario, en su mayoría, ha sido diseñado por el estudio Arquitectura e Interiorismo Javier Sol y está pensado para que pueda combinarse con piezas de anticuario sin crear estridencias. Algunos de estos muebles son realmente originales. Es el caso de la mesa