viernes, 27 de julio de 2012

Equilibrio Artístico: Vivienda Decorada que Respira Frescura y Serenidad

Pin It Ahora!

Baltus Collection, con J. Martin Muriel al frente, ha decorado una vivienda que respira frescura y serenidad. Factores indispensables junto con la luz natural, para realzar las piezas de arte.
SALÓN.
Sofás, modelo Madrid, tapizados en lino, de Baltus Collection. La mesita auxiliar es el modelo Trapecio y la alfombra se llama Miinu; ambas también de Baltus Collection. De la misma firma es el módulo exento con idéntico acabado instalado junto a la chimenea diseñada por J. Martín Muriel. Sobre este módulo cuadro, de la serie Blindness, del artista Javier Martín. La lámpara de pie, con pantalla en color agua y vivo en negro, y la de mesa dorada proceden de Hoxtton.

MOTIVOS TRIBALES. 
Cojines de texturas y acabados étnicos adquiridos en Hoxtton. La mesa de centro, modelo Triple Espacio, de Baltus Collection, combina madera lacada en alto brillo con textura de madera con veta vista. Sobre ella, cajas y bandejas de madera natural procedentes de Hoxtton. En la misma tienda se compró el cesto con dibujos tribales.


El arquitecto Jesús López, del Parque Empresarial Polaris World, es el autor de esta vivienda unifamiliar ubicada en Murcia. Con sus casi 350 m2 construidos y distribuida en una sola planta, la casa ha cumplido con creces las necesidades de su propietaria, que anteriormente vivía en un piso en la capital. Por su parte, el equipo del estudio de diseño de la firma de mobiliario Baltus Collection, dirigido por J. Martín Muriel, ha decorado la casa interpretando los deseos y necesidades de la familia: una ambientación luminosa y actual, pero a la vez cálida y acogedora.

Así pues, el proyecto responde al gusto
que la propietaria expresa por la decoración contemporánea y urbana, a la que se ha añadido un toque fresco que respeta el paisaje y la naturaleza que rodean la vivienda. Además, la casa es sinónimo de luz natural y de relax, y se convierte así en el marco perfecto para la exposición de las diferentes obras de arte que han ido coleccionando los propietarios a lo largo de los años.
La distribución de la planta se proyectó en dos alas. Desde el recibidor se accede directamente a una gran sala donde se comunican el salón, el comedor y la cocina. Este gran espacio diáfano ocupa unos 50 m2. Un pasillo distribuidor da acceso a la zona de las seis habitaciones, que ocupan la propietaria y sus tres hijas. Al entrar en la vivienda, la cocina no se divisa; está “escondida” tras la librería, hueca por los dos lados, que permite una cierta independencia entre ambientes lo que a la vez que contribuye al diálogo entre estancias. La cocina es un gran volumen en ‘I,’ muy espacioso en el que prima el uso del color blanco y la acusada horizontalidad de la ventana, que la hace muy luminosa. La selección de mobiliario que Baltus Collection ha escogido para salón y comedor - como ocurre en el resto de la vivienda- consiste en piezas de línea muy sencilla pero de gran peso estético, casi escultórico. De esta forma, las obras de arte (cuadros, esculturas) que posee la propietaria cobran protagonismo: cada una de las piezas se ha colocado en un lugar especial, de manera que puedan ser admiradas en todo su esplendor.
En el salón se han seleccionado piezas de línea muy sencilla y etérea, pero con un gran peso estético, Casi escultórico.
Por otra parte, se han incluido elementos étnico-chic en los complementos para convertir este espacio compartido en cálido y muy acogedor. Así, la linealidad y sobriedad del mobiliario contrasta con piezas de texturas y colores naturales. “Pequeños guiños decorativos que son fácilmente sustituibles en el futuro en caso de que, con los años, se desee otro estilo o se quiera dar un aire nuevo a la vivienda sin necesidad de realizar una gran inversión”, explican desde Baltus Collection. Otro de los pilares del proyecto de interiorismo es el panelado de algunos de los muros de las estancias. Diseñados y realizados a medida con placas de madera, con ellos se consigue generar ambientes cálidos sin restar espacio. Hallamos dos buenos ejemplos en el comedor y en el dormitorio principal. En el primero, la pared se ha panelado con una madera lacada alto brillo que integra baldas de acero. Frente a ella se distribuyen un gran aparador realizado en madera natural y vidrio, una mesa de esculturales pies y sillas enteladas en lino. Un cuadro de generosas dimensiones acompaña a los comensales mientras disfrutan de la comida. Una estantería roja, a modo de escultura, aporta el toque de color.
El proyecto combina diferentes tonalidades y acabados, mate y laca alto brillo, creando un agradable juego de luces que aporta profundidad y hace que al decoración adquiera diferentes matices a lo largo del día. Un ejercicio sutil, pero muy efectivo, ya que según incida la luz en ellos transmiten diferentes sensaciones. El baño que acompaña estas líneas da buena cuenta de ello. El mueble bajolavabo aporta el color y el acabado brillante.
Los decoradores concibieron una ambientacion contemporánea muy luminosa, que prima el confort.
Las grandes dosis de luz natural que lo inundan se van matizando a lo largo del día, oscilando desde la energética luz de la mañana hasta la más romántica del atardecer. Este espacio está integrado en el dormitorio principal, que también cuenta con un vestidor.
La presencia del blanco como color imperante, acompañado de otros neutros, muy sutiles, como el gris, favorece en todo momento la sensación de equilibrio de esta casa. Además es un factor clave para poder admirar como se merecen las pinturas y esculturas que la habitan.
COMEDOR. Mesa Guiza, sillas Niza, aparador Thai Bajo y alfombra gris Miinu; todo de Baltus Collection. Del mismo fabricante son los paneles de madera para revestir la pared con estanterías Banus. Algunas figuras decorativas proceden de viajes de los propietarios; otras se compraron en Hoxtton, al igual que la lámpara sobre el aparador. Estores de lino y estantería roja Atlanta, diseño de J. Martín Muriel para Baltus Collection. Cuadro con la imagen de La dama del armiño, a la venta en Hoxtton.

COCINA. Mobiliario de cocina, de Bricoleader BC3. Hornos y vitrocerámica de Neff. Grifería de Mee Switzerland. Mesa de office en madera y vidrio, diseño de J. Martín Muriel y fabricado por Baltus Collection; taburetes Niza de la misma firma. Figuras de madera tallada con forma de aves y cestas de fibras naturales, adquiridas en Hoxtton. Trapos de cocina de Zara Home.
Cocina, salón y comedor son un espacio único. La librería sin trasera les otorga cierta indcpeodcncia visual.
El elegante panelado de seda y madera separa la zona de dormitorio del baño a la vez que aporta una gran calidez.
UN BAÑO MUY LUMINOSO. El mueble bajolavabo es un diseño a medida de J. Martín Muriel para Baltus Collection. La bañera y los sanitarios son de Duravit. La grifería del baño es de Hansgrohe. Las toallas proceden de Zara Home. La alfombra, como los cuencos de madera y la fotografía en la pared, se han adquirido en Hcxtton.
El juego de tonalidades y los diferentes acabados mate y brillo aportan profundidad y matices a lo largo del día.